Este área tiene como objetivo, a través de diferentes técnicas, lograr una mejora de la función motora y brindar la posibilidad al usuario de ser lo más independiente posible, así como mejorar su calidad de vida tanto a nivel físico-motor general como específico.

En cada usuario se evalúan cuáles son los principales problemas y necesidades, con el fin de aplicar el tratamiento más adecuado.