Las habilidades sociales constituyen una de las áreas de máxima importancia en el desarrollo social y afectivo de las personas.

En este área trabajamos las conductas necesarias para interactuar y relacionarnos con los demás de manera adecuada. Expresar sentimientos, saber escuchar, aceptar y pedir ayuda, son entre otras muchas, habilidades imprescindibles para mantener una vida social sana.

Las actividades que  realizamos en el aula están basadas en situaciones reales de la vida diaria, que se extrapolan a los diferentes ámbitos:formativo, laboral, social y familiar . Trabajamos en grupos o de forma personalizada aspectos que consideramos de gran interés  como son  la resolución de conflictos, asertividad y la empatía, entre otros.