Aunque se ha hecho esperar un poquito, por fin damos la bienvenida al otoño. Es una estación muy especial, aunque para nosotros/as todas tienen su encanto, y por ello hemos celebrado una fiesta de bienvenida para una estación que viene con las pilas bien cargadas, nuevo curso, nuevos proyectos, nuevas ilusiones…

También ha tenido un toque amargo y dulce a la vez. Aprovechando el fiestón, hemos dicho “hasta pronto” a David, compañero de gran corazón. Al igual que todas las personas que se marchan de nuestro centro, nos dejan un pedacito de corazón que, en conjunto forman el corazón enorme que nos une y nos mantiene día a día.

Te echaremos mucho de menos y te deseamos todo lo mejor en esta nueva etapa. ¡Que te vaya bonito AMIGO!